El blog de la Electroestimulación

Tips para adelgazar en verano de forma visible y eficaz

Adelgazar en verano puede ser una buena época, es cierto que cuando el calor aprieta, nuestro organismo pide una dieta más ligera. Esto se debe a varias razones:

Durante el verano es más factible hacer actividad física al aire libre. Las condiciones climáticas suelen ser más favorables para realizar actividades físicas al aire libre, como caminatas, paseos en bicicleta, natación o deportes en la playa. Esto puede ayudar a aumentar la actividad física y quemar calorías adicionales, lo que es beneficioso para la pérdida de peso.

Mayor disponibilidad de alimentos frescos y saludables. El verano suele ser la temporada alta de frutas y verduras frescas. Los mercados de agricultores y los supermercados están llenos de opciones de alimentos frescos y saludables, como frutas, verduras, ensaladas y proteínas magras. Esto hace que sea más fácil encontrar alimentos nutritivos y bajos en calorías, lo que puede ayudar en un plan de pérdida de peso.

Durante el verano, las temperaturas suelen ser más altas y el apetito tiende a disminuir y se tiene menos antojos de alimentos reconfortantes. Esto puede resultar en menos antojos de alimentos ricos en calorías y grasas, como sopas, guisos y platos pesados. Además, las opciones de alimentos frescos y ligeros, como ensaladas y frutas, pueden ser más atractivas y satisfactorias en los días cálidos.

Durante el verano, es más probable que las personas beban más agua y líquidos frescos para mantenerse hidratadas debido al calor. El agua puede ayudar a llenar el estómago, lo que puede reducir la sensación de hambre y ayudar a controlar la ingesta de calorías.

El buen clima y los días más largos en verano pueden tener un impacto positivo en el estado de ánimo y la motivación para llevar un estilo de vida saludable. Las personas pueden sentirse más enérgicas, activas y motivadas para hacer ejercicio y comer de manera saludable durante el verano, lo que puede contribuir a una mayor adherencia a un plan de pérdida de peso.

Estrategias para la pérdida de peso en verano

1. Alimentación saludable 

Una alimentación saludable se resume en consumir una dieta que tenga todos los nutrientes necesarios que se necesitan para cubrir las necesidades de nuestro organismo, y poder ofrecerle a nuestro cuerpo toda la energía que necesita en el día a día.

Es importante incluir en tu rutina algunos aspectos que favorecen la pérdida de peso y el bienestar del cuerpo, como puede ser el aumento de consumo de agua, este tiene el rol de regular el apetito y disminuir la ansiedad por la comida. Además, es recomendable que las bebidas que coloquialmente conocemos por bebidas azucaradas, alcohólicas o gaseosas sean eliminadas y cambiadas por agua. 

Otro aspecto que favorece la pérdida de peso es aumentar el consumo de frutas y verduras. Estas tienen que ser el 50% de nuestra dieta. También podemos consumir grasas de manera saludable, como el aguacate, las nueces o el aceite de oliva. 

Evita la comida basura. Si te apetece darte el gusto prepararla tú mismo, esto nos ayudará a realizar la versión menos calórica del plato y aun así poder quitarnos los antojos y evitar los ultraprocesados.

2. Buena rutina de ejercicio

El deporte y llevar una vida activa es fundamental para adelgazar de manera eficaz y saludable. Si bien es cierto no es bueno obsesionarse en conseguir un objetivo a corto plazo, porque lo que sucederá es que cada vez vaya desapareciendo más la motivación y sea más difícil mantener el alto nivel de entrenamiento. Por eso es bueno marcar pequeños retos que nos hagan más fácil el recorrido. De hecho en esta estación del año como es el verano pueden darse momentos de mucho calor que pueden convertirse en un hándicap, pero existen diferente deportes que se pueden practicar al aire libre en verano: 

  • Deportes de playa, como pueden ser volley playa, el fútbol playa entre otros.
  • Deportes al aire libre, como es el patinaje, el senderismo, entre otros.

3. Descansar bien 

Para que el cuerpo funcione de la mejor manera posible, es fundamental el descanso. Pero ojo, esto no quiere decir que durmamos más de la cuenta, sino que hay que dormir lo necesario y evitar a toda costa el ser sedentario. 

Lo recomendable es dormir entre 7 y 8 horas, ni más ni menos, y con la mayor calidad de sueño posible, es decir, en una cama cómoda y en un espacio libre de ruidos y sin luz. 

4. Evita caer en dietas no saludables

Caer en este tipo de dietas milagrosas es de los errores más comunes, ya que el objetivo principal es llegar a un estado que la mayoría de las veces es inalcanzable a corto plazo. 

Estas dietas tienen más efectos negativos que positivos, ya que las consecuencias que tienen en la mayoría de los casos es la pérdida de masa muscular, la desnutrición, incluso aumenta los problemas cardiovasculares, y un sin fin de efectos negativos. 

Para evitar caer en dieta poco saludables lo recomendable es recurrir a profesionales de la nutrición, y que ellos nos ofrezcan una dieta totalmente adaptada a nuestras necesidades. 

Adelgazar en verano: Estrategias eficaces y sencillas

La importancia de mantener el peso en verano

Tanto para nuestro bienestar físico como bienestar mental, es importante mantenerse en el peso en verano, suele ser una época en la que se tienen más excesos de comida, ya que la actividad social aumenta con respecto al invierno. Varias de las razones por la que hay que darle importancia a este hecho son:

Salud en general. Mantener un peso saludable es fundamental para mantener una buena salud en general. El exceso de peso puede aumentar el riesgo de desarrollar una serie de enfermedades para la salud, como enfermedades del corazón, diabetes tipo 2, hipertensión arterial, apnea del sueño y ciertos tipos de cáncer. Mantener un peso saludable ayuda a reducir estos riesgos y contribuye a una mejor salud a largo plazo.

El bienestar físico. Un peso adecuado también puede tener un impacto positivo en el bienestar físico durante el verano. Un peso saludable puede mejorar la capacidad para disfrutar de actividades al aire libre, como nadar, practicar deportes o simplemente moverse con comodidad en climas cálidos. Además, puede contribuir a una mejor resistencia y niveles de energía, lo que facilita la participación en actividades físicas y la realización de actividades diarias.

Autoestima y confianza. Un peso saludable puede tener un impacto positivo en la autoestima y la confianza en uno mismo. Sentirse cómodo y seguro con la apariencia física puede mejorar la autoimagen y la confianza en uno mismo, lo que puede influir en otros aspectos de la vida, como las relaciones sociales, la vida laboral y la calidad de vida en general.

Mantener los resultados obtenidos. El verano puede ser un momento crucial para mantener los resultados obtenidos. Durante las vacaciones de verano y las celebraciones, es común que se presenten tentaciones alimenticias y cambios en la rutina de ejercicio. Mantener un enfoque consciente en mantener un peso saludable durante el verano puede ayudar a evitar la recuperación de peso y mantener los logros alcanzados.

Preparación para el resto de épocas. Mantener un peso saludable durante el verano puede sentar las bases para un estilo de vida saludable durante el otoño e invierno. Mantener buenos hábitos de alimentación y ejercicio durante el verano puede establecer un patrón positivo que puede mantenerse en las estaciones más frías del año, lo que ayuda a prevenir el aumento de peso estacional tan común durante las vacaciones de invierno.

La electroestimulación como aliado perfecto para adelgazar

La electroestimulación es una técnica que utiliza impulsos eléctricos para estimular los músculos y provocar su contracción de manera involuntaria, lo que puede tener beneficios en la pérdida de peso como parte de un enfoque integral que incluya una alimentación equilibrada y ejercicio regular. Aquí hay algunas razones por las que la electroestimulación puede ser considerada como un aliado para adelgazar:

  • Aumento de la actividad muscular. La electroestimulación puede ayudar a aumentar la actividad muscular, lo que puede tener un impacto en el gasto calórico y en el aumento del metabolismo. Los impulsos eléctricos pueden provocar contracciones musculares más intensas y frecuentes de lo que se puede lograr con el ejercicio tradicional, lo que puede ayudar a trabajar diferentes grupos musculares y aumentar la actividad física en general.
  • Quema de calorías. La actividad muscular generada por la electroestimulación puede ayudar a quemar calorías durante y después de la sesión de entrenamiento. Cuanto más intenso y prolongado sea el entrenamiento de electroestimulación, mayor será el gasto calórico. Sin embargo, es importante tener en cuenta que la pérdida de peso se basa en un déficit calórico, lo que significa que se debe quemar más calorías de las que se consumen a través de la alimentación en general.
  • Tonificación muscular. La electroestimulación puede ayudar a tonificar los músculos, lo que puede contribuir a una apariencia física más firme y definida. Aunque la tonificación muscular en sí misma no conduce directamente a la pérdida de peso, puede ayudar a mejorar la apariencia del cuerpo al aumentar la masa muscular y mejorar la forma física en general.
  • Complemento al ejercicio tradicional. La electroestimulación puede utilizarse como un complemento al ejercicio tradicional, como una forma adicional de actividad física que puede ayudar a mejorar los resultados. Puede ser especialmente útil para trabajar músculos específicos o para personas que tienen limitaciones físicas que dificultan la realización de ciertos ejercicios.
  • Mejora de la recuperación muscular. La electroestimulación también puede ser utilizada como una herramienta de recuperación muscular después de entrenamientos intensos. Ayuda a reducir la fatiga muscular, mejorar la circulación y acelerar la recuperación, lo que puede permitir una mayor frecuencia y consistencia en los entrenamientos, lo cual es importante para mantener un estilo de vida activo y saludable.

Conclusión

Lo fundamental para adelgazar es empezar a cambiar tu rutina, teniendo una buena alimentación lo más equilibrada posible, acompañada de una vida más activa, tanto en las acciones del día a día como en las rutinas de entrenamiento. Es importante tener en cuenta que la electroestimulación por sí sola no es suficiente para lograr una pérdida de peso significativa. Es necesario acompañarla con un estilo de vida activo y otros hábitos saludables. Además, es esencial consultar con un profesional capacitado en el uso de la electroestimulación y seguir las instrucciones y precauciones adecuadas para garantizar su uso seguro y efectivo.

Subscribe

Newsletter

Get Latest Updates